fbpx

Powerwolf alumbra el esperado regreso de Leyendas del Rock

La décimo quinta edición del festival Leyendas del Rock ha arrancado este miércoles en Villena (Alicante) con la tradicional jornada de bienvenida, en la que además de los abonados puede acceder el público en general previo pago de su entrada, lo que hace que sean miles las personas que se acercan para disfrutar de una jornada que ha servido para reivindicar al rock nacional a través de algunas de sus figuras más destacadas y también para recuperar la alegría de la música en directo tras dos cancelaciones consecutivas a causa de la pandemia.

Desde la apertura de puertas a las 14 horas la entrada fluía de manera constante, algo más retraída al principio y de forma masiva según avanzaba la tarde. En el interior del recinto, todo dispuesto para un festival que comenzaba a ritmo de folk metal de la mano de Celtian y los eldenses Lándevir, que contaban como invitados con RosalíaSairem y ThomasVikström, de Therion.

A continuación tomaba el testigo Porretas, todo un clásico del rock urbano nacional, que daba paso a uno de los momentos más esperados del festival, la vuelta de Legion a los escenarios. Pioneros y estandartes del thrash metal español, los barceloneses son una auténtica leyenda tras poner patas arriba el panorama musical a finales de los 80, llegando a compartir escenario con bandas como AC/DC y Metallica. Volver a ver sobre los escenarios a Jonathan Dolcet y Qimi Montañés fue, sencillamente, emocionante.

De leyenda en leyenda

Obús volvía al Leyendas a demostrar, como en ellos es habitual, que los viejos rockeros nunca mueren. Salieron a por todas, sin presentaciones ni parones, enlazando un tema tras otro, con un Fortu descarado y entregado como siempre y un setlist muy bien elegido en el que, uno tras otro, fueron desgranando sus grandes temas de siempre. Un éxito asegurado.

Y de leyenda a leyenda, llegaba el turno de Enrique Villarreal, El Drogas, que en una forma envidiable y acompañado por una grandísima banda, nos deleitó con un repertorio integrado casi exclusivamente por temas de los añorados Barricada, algo que el público agradeció con una enorme entrega durante todo el show.

Ñu, la mítica banda de José Carlos Molina, completaba el trío de leyendas con su rock con influencias heavies y celtas, haciendo honor a su merecido estatus como una de las bandas más longevas en la historia del rock estatal, sin por ello haber perdido un ápice de fuerza ni brillantez sobre el escenario.

Fuego y espectáculo

El plato fuerte de la noche llegaba con la actuación de Powerwolf, uno de los cabezas de cartel del festival, que con una producción completa asombraron al público a base de fuego, pirotecnia y una continua interacción con los asistentes, que a esas horas abarrotaban el polideportivo de Villena hasta la bandera. De este modo, los alemanes demostraban a las claras por qué estamos hablando de una de las bandas del momento, que tras su arrollador paso por Leyendas del Rock encabezará este mismo fin de semana una de las jornadas del Wacken Open Air.

Para relajar tras tanta épica, nada mejor que dejar paso a otra de las bandas más esperadas por el público de la zona, los Mojinos Escozíos, que repartieron una buena ración de humor con un Sevilla más inspirado que nunca al tiempo que hacían partícipes a los asistentes de las canciones en clave de humor que les han convertido en una de las bandas más queridas y seguidas por el público nacional.

Y remataba la jornada Saurom, otra banda 100% Leyendas, de las que siempre lo dan todo en nuestro festival, con una puesta en escena magnífica plagada de colaboraciones con bailarinas, coristas, músicos y figurantes para celebrar, por todo lo alto, su XXV aniversario con un exhaustivo repaso a lo mejor de su discografía. Un auténtico broche de oro para un gran inicio de Leyendas del Rock. ¡Que siga la fiesta!

(C) Run to the Hills SL · Design & Photo Salvador Villa

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish